Sustentabilidad, ¿qué es realmente?

No hay una palabra más utilizada hoy en día que la palabra “sustentable”. Con el aumento de las expectativas sobre responsabilidad y transparencia corporativa, cada vez más compañías están actuando al implementar una política de sustentabilidad en su modelo de negocio. Las empresas que solo confían en la “comunicación profesional” y que “prometen trabajar con buenas intenciones”, se están convirtiendo rápidamente en una minoría.

La gran pregunta es sin embargo; ¿Qué significa exactamente sustentable? ¿Cómo describir la palabra “sustentable” de la mejor manera? Parece que no hay una definición universalmente acordada sobre el significado de la palabra sustentable. “Los bienes y servicios deben producirse de manera que no utilicen recursos que no puedan reemplazarse y que no dañen el medio ambiente”, es una forma de describir la sustentabilidad. “La capacidad de continuar a un nivel particular por un período de tiempo”, es otra forma de expresarlo.

El banco mundial en 1994 definió la sustentabilidad de la siguiente manera: “La sustentabilidad se define como un requisito de nuestra generación para administrar la base de recursos de manera que la calidad de vida promedio que nos aseguramos pueda ser compartida por todas las generaciones futuras. El desarrollo es sustentable si implica una calidad de vida promedio no decreciente.”

Profundizando en la “historia de la sustentabilidad”, nos remite a 1992 y a la comisión Brundtland, presidida por el ex primer ministro noruego, Gro Harlem Brundtland. La comisión redactó un informe para la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo con el título inspirador: “Desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

El informe se convirtió en el catalizador de las Cumbres de la Tierra de 1992 y 2002 y la formación de vínculos internacionales entre los gobiernos globales y las corporaciones multinacionales.

A pesar de que hoy en día hay muchas opiniones diferentes sobre qué es la sustentabilidad y cómo se puede lograr, está bastante claro que el uso de la sustentabilidad y que se convierta en el “lenguaje de uso común” en todo el mundo, se deriva del concepto de las discusiones sobre desarrollo sustentable de la primera Cumbre Mundial de la Tierra de Río en 1992.

“El desarrollo sustentable es un desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Derivado de estas definicones y opiniones, es seguro decir que el significado de la palabra “sustentable” se describe mejor como: “La capacidad de continuar un comportamiento definido indefinidamente.”

Hoy en día, el crecimiento económico, la protección del medio ambiente y la igualdad social, se citan a menudo como los tres pilares principales del desarrollo sustentable. Sin embargo, en la práctica, el crecimiento económico casi siempre se pone en primer plano, aunque los dos pilares restantes reciben cada vez más atención.

La incorporación de una política de sustentabilidad en el modelo de negocio de uno debe hacerse correctamente. Esto es muy importante, porque lo peor que le puede pasar a una empresa es prometedor y no cumplir.

Los consumidores de hoy están observando de cerca las promesas hechas. Cumplir las ‘promesas hechas’, dará como resultado una base de clientes leales. Prometer sin cumplir, resultará exactamente en lo contrario. Algunos pueden decir: “La sustentabilidad es solo una tendencia”, y esto es correcto. Es una tendencia, sin embargo, la tendencia de esta tendencia es que no va a desaparecer. La sustentabilidad finalmente exigirá el cumplimiento de todos, ya que establece nuevos estándares globales de responsabilidad corporativa. Al final, se trata de supervivencia.

Un estudio realizado por BGD / MIT encontró que, del 90% de los ejecutivos que consideraban importante la sustentabilidad, solo el 60% de las empresas la incorporan en su estrategia. Esta cifra se reduce aún más, hasta un 25%, cuando se analiza quién ha incorporado realmente la sustentabilidad en sus modelos de negocios.

¡Las empresas que lo hicieron, son las que marcan el liderazgo!

Por:
Roelof Drost
Chief Relationship and Vision Officer
Jiffy International AS

http://www.jiffypot.com/

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*