Luz ultravioleta protege a los cultivos de fresa de hongos y moho

¿Cuántas veces has comprado un paquete de fresas hermosas, rojas y maduras en el supermercado solo para que se estropeen con pelusa gris un día o dos después de que las lleves a casa?

Esa pelusa poco apetitosa se llama moho gris y es causada por el patógeno fúngico Botrytis cinerea. Otras enfermedades fúngicas comunes de la fresa incluyen el mildiu polvoriento y la antracnosis. Estas enfermedades plantean grandes problemas para los productores, quienes tradicionalmente aplican fungicidas para controlarlos. Y muchos fungicidas ni siquiera son una opción para los productores orgánicos.

Afortunadamente, los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, Estados Unidos) están en el caso, buscando maneras de mantener las fresas libres de moho sin fungicidas.

La irradiación ultravioleta-C (UV-C) se ha estudiado como una forma de matar microbios al dañar su ADN, pero a dosis efectivas daña las hojas y la fruta. Los científicos del ARS Wojciech Janisiewicz y Fumiomi Takeda descubrieron una forma de evitar este problema. Demostraron que la irradiación UV-C de las plantas de fresa, seguida de un período de oscuridad, resultó en la muerte drástica del patógeno Botrytis, el hongo del mildiu y la antracnosis. De hecho, la técnica aumentó el poder de matar de UV-C de 6 a 10 veces, dependiendo del patógeno, sin dañar las hojas, las flores o los frutos.

¿Algo extra? El tratamiento también redujo las infestaciones de ácaros, y eso también podría significar un menor uso de pesticidas.

Los científicos piensan que el período oscuro después del tratamiento con UV-C priva a los patógenos de la luz necesaria para activar sus mecanismos de reparación de ADN. Han presentado una solicitud de patente sobre la tecnología, que ahora se llama PhylloLux e incluye aplicaciones de dos levaduras beneficiosas. También han automatizado la tecnología para aplicaciones a gran escala. Los científicos están trabajando con un socio de la industria para desarrollar un robot que pueda tratar un campo de plantas de fresa por la noche en granjas comerciales.

Janisiewicz y Takeda trabajan en la Estación de Investigación de Frutas Apalaches del ARS en Kearneysville, West Virginia. Su método para controlar los patógenos de las plantas fúngicas, e incluso los ácaros, reduciría en gran medida la pérdida de producto para los productores y procesadores de fresas y reduciría el uso de pesticidas. También beneficiará a los consumidores que pierden fresas por el moho antes de que puedan consumir el paquete completo.

Fuente:
Sue Kendall, Oficina de Comunicaciones del ARS.
U.S. Department of Agriculture

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*