“El problema más común en la agricultura vertical es el desconocimiento del productor”. Conoce en qué consiste y cómo te puede beneficiar

Verde Compacto, una start-up mexicana, productora de granjas dentro de contenedores y tecnologías de cultivo de interior, ha visto una demanda significativa para sus sistemas de cultivo durante la pandemia.

«COVID está impulsando este mercado porque la gente quiere saber qué hay detrás de sus alimentos y dietas. Las cadenas logísticas en países como Corea del Sur y los países árabes son realmente dependientes de las importaciones. Están tratando de implementar tecnologías urbanas para fortalecer sus cadenas de suministro. Dado que nos enfocamos en los sistemas de cultivo, estamos tratando de convertir esto en realidad. Estamos cultivando alimentos de una manera más sostenible donde todos puedan beneficiarse de ellos”, dice Juan Gabriel Succar, Co-Fundador y CCO de Verde Compacto.

La empresa tiene una granja de contenedores de I + D, Huvster, con varios laboratorios y sistemas a pequeña escala. La empresa vende algunos de sus cultivos localmente para comprender mejor el modelo de negocio urbano, ya que Verde Compacto está educando a los futuros productores en interior.

Succar continúa: “Estamos brindando el conocimiento a cualquier productor que quiera tener una finca urbana y lo estamos ayudando en todo el proceso construyendo una finca a sus necesidades”. La empresa no solo construye granjas de contenedores, que es su modelo estándar, sino que también ofrece proyectos a medida, como almacenes o edificios. O a menor escala como supermercados y restaurantes. “Aportamos el conocimiento para instalar una granja de cualquier tamaño”.

Disminución del uso de LED

Verde Compacto busca mejorar el uso de electricidad para sus soluciones de crecimiento. “Estamos desarrollando una tecnología sostenible que utiliza un 75% menos de iluminación LED, que es parte de un proyecto de I + D sostenible. Las pruebas aún se están ejecutando, pero han dado resultados positivos. Al final, nuestra tecnología utilizada para granjas de interior nos permite rotar las lámparas. En lugar de usar cuatro lámparas en un punto, Verde Compacto puede usar una luz que gira constantemente. Por eso podemos tener un impacto tan grande en el uso de la luz”, afirma Succar.

Falta de calidad y agua

“Cada modelo de negocio y ubicación tiene diferentes beneficios. Dado que somos uno de los países agrícolas más grandes del mundo, podemos ofrecer productos frescos de excelente calidad. La triste historia es que todas las frutas y verduras buenas se exportan, por lo que aquí en México faltan productos de calidad”, dice Succar.

Succar dice que la tecnología de Verde Compacto puede construir un modelo de negocio rentable para entregar alimentos saludables y de excelente calidad a la sociedad mexicana. Señala que la región central de México ve un gran desafío: una gran escasez de agua. “Con nuestra solución, las empresas aún ven la oportunidad de cultivar alimentos y mantener su calidad utilizando menos recursos”, señala Succar.

Sustentabilidad

“Siempre tratamos de ofrecer las mejores opciones posibles con respecto al presupuesto, el modelo comercial y las capacidades de nuestro cliente. Verde Compacto está cooperando con paneles solares para dar acceso a los clientes para instalar estas soluciones. “La energía renovable, al final, realmente depende del cliente. Nuestro objetivo es hacer que la agricultura vertical sea lo más sostenible posible”, afirma Succar. A finales de octubre de este año la empresa instalará la primera granja urbana en Salamanca, México, que funcionará 100% con energía solar.

Oportunidades de precios

Succar: “En México, proporcionamos nuestros productos a un precio más bajo que los supermercados. Esto se hace a propósito, para que la gente conozca la agricultura vertical. A veces estamos en el mismo nivel de precios».

Olivier Kappetein, representante de la UE en Verde Compacto señala: “Tenemos un simulador financiero y hemos encontrado que podemos hacer bajar los precios de los productos. Los consumidores pagarían menos en comparación con los precios de los supermercados, ya que son increíblemente altos. En los Emiratos Árabes Unidos, los productos cultivados localmente son imposibles de encontrar. Una lechuga iceberg cuesta alrededor de 7,60 € (9 USD) o más. Podríamos reducir ese precio en al menos un 350% y aún así obtener ganancias si vendiéramos nuestros productos allí. Nuestro objetivo es vender alimentos de alta calidad y eso es lo que buscan».

Historia previa y posterior a COVID

Verde Compacto tiene una historia anterior a COVID y una historia posterior a COVID con respecto a cualquier expansión de la empresa. La historia pre-COVID era expandirse a todos los países de América Latina, como una prioridad. Iniciaron varias alianzas y promovieron la tecnología Verde Compacto en América Latina. Sin embargo, la economía de América Latina se vio realmente afectada durante la pandemia.

“Así, los países dependientes de las importaciones vieron una gran oportunidad en nuestra tecnología para la producción constante. En realidad, no nos atrasamos en la expansión. En este momento estamos trabajando con asociaciones para abrir diferentes oficinas comerciales en varios países de América Latina. Nos expandiremos allí a principios del próximo año. También estamos explorando diferentes opciones en diferentes partes del mundo, expandiéndonos globalmente. Una de las regiones es el norte de Europa porque vimos la necesidad de tecnología agrícola en esos países. Especialmente en Luxemburgo, donde hay pocos productos frescos disponibles.

“El problema más común en la agricultura vertical es el desconocimiento del productor”, agrega Kappetein. “No saben lo que tiene que ofrecer. Todavía es una inversión que debe hacerse. Todavía hay un mayor enfoque en los productos orgánicos, ya que son conscientes de los grandes beneficios que conllevan ”.

Forrajes

Verde Compacto viene desarrollando su propio departamento de I + D + i, generando conocimiento que también se utiliza para nuevas líneas de productos. Succar continúa: “Estamos desarrollando sistemas de cultivo de interior que no se limitan a verduras de hoja y hierbas, sino también para forrajes, por ejemplo. El forraje es consumido principalmente por ganado en pastoreo. Con nuestro sistema hidráulico, podemos alimentar a las vacas con el uso de menos recursos de una manera más rentable. La industria de la carne y la leche tiene un impacto significativo en el ecosistema. La implementación de esta tecnología nos ayudará a hacer más sostenible este tipo de agricultura”. La compañía también está explorando las oportunidades de lanzar fresas de interior, con el mayor enfoque en Europa.

Fuente:
Hortidaily.com

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*