Claves sobre la polinización del cultivo de arándano

El arándano o blueberry es un cultivo cuya superficie y volumen de producción  en el mundo ha crecido notablemente en los últimos años con la inserción de nuevas regiones productoras. Lo anterior ha sido fomentado por ser un fruto con alto contenido de antocianinas (antioxidantes), fenoles y pectinas, además de que la baya tiene bajo contenido de calorías y grasas. Pero, para obtener estos frutos, un proceso vital en la planta es la polinización.  

Descripción de las flores del arándano y la polinización entomófila

La inflorescencia del arándano se da en racimo con flores invertidas. El cáliz forma un tubo al que se une el ovario y la corola está compuesta de cinco pétalos fusionados. Tiene estambres en número de 8 a 10; muy cortos en relación al estilo. También, las flores tienen presencia de nectarios en la base del ovario, como una estrategia de la planta para atraer a los insectos.

El polen de los arándanos es pegajoso y relativamente pesado, por lo que no puede moverse por sí solo y no es fácilmente arrastrado por el viento. Además, la forma y posición invertida de la flor limita que el polen caiga en un estigma receptivo, incluso en variedades que son auto-fértiles. Aunque existen variedades que son auto-fértiles, las bayas que producen en general son más pequeñas, pueden abortar y existe mayor heterogeneidad en el amarre y la maduración del fruto.

Por otra parte, los arándanos se benefician de la polinización cruzada, es decir, el traslado de polen entre variedades de la misma especie con la participación de insectos como las abejas. Por lo tanto, para dar fruto, las flores de una planta deben ser polinizadas por insectos. Cabe destacar que una planta de arándano produce un importante número de botones florales cada año, donde cada flor es una baya potencial.

Cuando los insectos polinizadores visitan las flores del arándano para recolectar néctar y/o polen, accidentalmente el polen se adhiere a sus cuerpos y es transferido en su próxima visita a una nueva flor. Las abejas al buscar néctar dentro de una flor, rozan el estigma y dejan polen que llevan en el cuerpo. Algunas especies de abejas vibran cada flor con sus músculos de vuelo mientras recolectan polen y esta actividad de zumbido (sonicación), sacude el polen de las anteras por lo que es fácil de recolectar, y también tiende a aumentar la polinización.

Figura 1. La inflorescencia del arándano se da en racimo con flores invertidas. Fuente: Intagri.

¿Por qué usar polinizadores en el cultivo de arándano?

Establecer el cultivo del arándano requiere una alta inversión, por lo que la polinización juega un papel esencial para el retorno de la inversión. Los productores deben planear con anticipación como deben polinizar sus campos, buscando mayor polinización, mejores tamaños de las bayas y uniformidad en la maduración. La polinización de los insectos es importante para la producción comercial de arándanos, por lo que los productores pueden utilizar las siguientes estrategias:

  • Una herramienta para la polinización es llevar colmenas de abejas melíferas en los campos durante la floración del arándano. El productor puede alquilar colmenas de abejas (Apis mellifera), especialmente en la etapa de mayor floración.
  • Otra alternativa es la utilización de especies de abejorros, mismas que se pueden adquirir de manera comercial, tales como las colonias del género Bombus. Los abejorros son polinizadores muy efectivos para el cultivo de arándano.
  • También, existen muchas otras especies de abejas silvestres y otros tipos de insectos que pueden coadyuvar con la polinización de los campos de arándanos, pero es importante dejar reservorios naturales cerca de los campos para que puedan tener su hábitat de anidación. Estás áreas pueden ser una fuente continua de polen y néctar para los insectos, especialmente cuando no es la época de floración del arándano.
  • Por último, se debe hacer conciencia de que el uso y la aplicación de algunos insecticidas son una de las causas de la muerte de los insectos polinizadores como las abejas melíferas o abejorros (Ver: ¿Qué está pasando con las abejas actualmente?). En este sentido, se debe adoptar tecnologías más amigables para el manejo de la sanidad en el cultivo.  
Figura 2. El uso de abejas o abejorros es una estrategia que ayuda a incrementar la polinización, cuajado y homogeneidad en la maduración de las bayas. Fuente: Intagri.

Es importante hacer estudios en las diferentes regiones productoras de arándanos en el mundo con la finalidad de identificar los insectos polinizadores, así como evaluar su impacto en la producción y calidad de las bayas. Finalmente, un estudio permitirá desarrollar e implementar estrategias para incrementar la población de los insectos polinizadores y aumentar los rendimientos de los cultivos.

Fuente:

Intagri.com

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*