13 Claves para la producción hidropónica de fresas

El cultivo de fresa se ha desarrollado principalmente para la producción en campo abierto, pero está comenzando a perfeccionarse para entornos controlados.

Genética

La fresa cultivada (Fragaria × ananassa) es un cultivo domesticado resultante de la hibridación de varias especies de fresas silvestres. La gran mayoría del desarrollo de este cultivo se ha centrado en variedades que se adaptan bien a la producción de campo en suelos minerales. Si bien se han realizado algunos esfuerzos para desarrollar cultivos específicamente para la producción en ambientes controlados, esto ha tenido lugar en otros países. Para los productores en Norte América, deberán probar los cultivos para identificar cuáles son adecuados para su ubicación geográfica, entorno de producción y mercado.

Sistemas de producción

Las fresas se producen más comúnmente en sistemas que usan sustrato sin suelo, y existen varios sistemas adecuados para la producción. Hay algunos recipientes que se fabrican específicamente para la producción de fresas hidropónicas y pueden suspenderse en tuberías o rieles, o colocarse sobre las canaletas. Además, los canales largos y continuos pueden llenarse con sustrato y usarse para la producción de fresas. Además de estos sistemas, que están diseñados específicamente para las fresas, los productores a pequeña escala pueden utilizar recipientes como cestas colgantes o recipientes de vivero de un galón. Independientemente del sistema que seleccione, se debe usar un sustrato en crecimiento que drene muy libremente. Los sustratos sin tierra compuestos de componentes orgánicos como el coco y el peat moss y los componentes inorgánicos como la perlita son los más utilizados.

Propagación y producción de plantas jóvenes

Las fresas se pueden propagar de varias maneras. Las plántulas de fresa se pueden comprar y dejarlas crecer un poco antes del trasplante. Las charolas pueden retirarse de las plantas, plantarse en pequeños contenedores o bandejas de celdas más grandes llenas de sustrato y colocarse bajo una rociadora para su enraizamiento. Una vez enraizadas, estas plantas se cultivan hasta que tengan el tamaño suficiente. Las plantas también pueden extraerse de los campos y almacenarse a temperaturas bajo cero hasta el trasplante. Los productores deberán propagar sus propias plantas para la producción o buscar proveedores acreditados de plantas jóvenes.

Solución nutritiva

Las fresas se deben regar con volúmenes más pequeños de agua con mayor frecuencia para evitar que el agua se acumule en la zona de la raíz. La conductividad eléctrica (CE) de la solución de nutrientes puede ser más baja en comparación con otros cultivos de alrededor de 1.0 a 1.5 mS / cm, y el pH debe mantenerse entre 5.5 y 6.0 para ayudar a controlar el pH del sustrato y la disponibilidad de micronutrientes. Específicamente, las plantas de fresa pueden ser susceptibles a las deficiencias de hierro, y si se encuentran en temperaturas de producción más frías, esto puede exacerbarse. Las fresas también requieren niveles elevados de potasio para el desarrollo de frutas y calcio para los cálices.

Temperatura

Se recomiendan comúnmente temperaturas diurnas de alrededor de 24 °C y temperaturas nocturnas de alrededor de 15 °C. Si bien las fresas crecen son cultivadas bajo temperaturas frescas, demasiado frío puede resultar en largos tiempos de cosecha. Alternativamente, las temperaturas excesivamente cálidas (> 30 °C) pueden dañar las plantas y reducir la productividad.

Luz

Las fresas pueden considerarse como una planta que requiere mucha luz. El uso de luz suplementaria para aumentar la intensidad de la luz a fines del otoño, invierno y principios de la primavera puede mejorar el rendimiento y la calidad de la fruta. Además de la luz suplementaria para aumentar la fotosíntesis, se puede usar iluminación de baja intensidad para alterar el fotoperíodo (duración del día) o la calidad de la luz. Si bien los cultivos que se producen en junio florecen en respuesta a los días cortos y los cultivos que producen siempre pueden florecer en bajo un rango amplio de duración de la luz del día, hay algunos cultivos que requieren o son más productivos en días largos y, como resultado, se requiere iluminación para promover la floración cuando la duración del día es demasiado corta. 

CO2

El dióxido de carbono suplementario (CO2) es útil para mejorar el crecimiento en el invierno cuando la ventilación es limitada y las concentraciones de CO2 en el invernadero pueden disminuir y limitar el crecimiento de las plantas. Los quemadores pueden proporcionar CO2 suplementario para mantener concentraciones de 500 a 1,000 ppm.

Polinización

Las flores de fresa pueden auto polinizarse. Sin embargo, la polinización completa es importante para producir frutos bien formados. Las flores de fresa se pueden polinizar a mano con una varita vibratoria; si bien esto es útil para pequeñas plantaciones, la naturaleza de la polinización manual requiere mucha mano de obra puede no ser práctica o factible para grandes operaciones. En la producción al aire libre, las fresas son polinizadas por el viento, y esto puede imitarse en el invernadero. Los abejorros se pueden usar para polinizar fresas y son más efectivos para plantaciones a gran escala, ya que requieren mano de obra mínima en comparación con cualquier estrategia que dependa de la mano de obra para la ejecución.

Poda y tutorado

Las hojas más viejas y amarillentas se eliminan ya que pueden consumir más energía de la que producen. La eliminación de estas hojas también promueve el flujo de aire en todo el dosel y las coronas de las plantas. Las hojas sanas también se pueden eliminar si hay demasiado follaje y la planta es demasiado vegetativa. Las flores se pueden quitar de las plantas de fresa que son de tamaño insuficiente cuando se plantan por primera vez para promover el crecimiento vegetativo y aumentar el tamaño de la corona. Las plantas que son demasiado pequeñas y se les permite florecer producirán frutos que son demasiado pequeños para comercializar, también reducirán el crecimiento vegetativo. 

Plagas

El cultivo de fresa es susceptibles a varias plagas de insectos y ácaros. La alimentación de estos áfidos puede distorsionar el crecimiento, y la melaza que excretan puede promover el desarrollo de moho gris. Los ácaros pueden disminuir el vigor de las plantas al dañar el follaje y reducir la fotosíntesis. Los trips también pueden distorsionar el follaje y la fruta y transmitir enfermedades.

Enfermedades

El moho gris, o botrytis, es la enfermedad más común en la producción de fresa de invernadero y puede hacer que las frutas no se puedan comercializar. La botrytis que afecta a las frutas puede infectar las plantas mientras florecen y no se detectará hasta que las frutas comiencen a desarrollarse. Evite las condiciones frescas y húmedas y mantenga medidas de sanidad estrictas para mantener los cultivos saludables. Si está recirculando una solución nutritiva, trate la solución para suprimir patógenos como Pythium y Phytopthora.

Cosecha

Las fresas deben cosecharse todos los días y, durante los períodos de temperaturas más cálidas y mucha luz, dos veces al día. Como mínimo, las frutas deben estar maduras al menos en un 50 por ciento; Dependiendo del mercado y la cadena de suministro, las frutas pueden madurar hasta un 75 por ciento. Si bien una ventaja de la producción en ambiente controlado permite que las frutas maduren más en la planta antes de la cosecha, evite que las frutas maduren demasiado en la planta, ya que estas frutas serán de menor calidad una vez que lleguen al consumidor. Al cosechar frutas, asegúrese de dejar el cáliz unido a la fruta. Algunos mercados también pueden pagar una prima por tener una sección corta del tallo o pedículo unida a las frutas, pero tenga cuidado al empacar para que el tallo no dañe otras fresas.

Cuidado poscosecha

 Una vez que se cosechan las frutas, se deben enfriar a una temperatura entre 2 y 5 °C tan pronto como sea posible después de la cosecha y se almacenan en una humedad relativa del 90 al 95 por ciento. Si bien muchos cultivos hidropónicos se pueden refrigerar sumergiéndolos en agua fría, esta no es una práctica adecuada para las fresas; las frutas pueden dañarse fácilmente, y la humedad puede promover enfermedades y acelerar el deterioro. Por el contrario, el enfriamiento por aire forzado debe usarse para reducir la temperatura de la fruta. Los empaques tipo clamshells con agujeros para ventilación o canastillas son populares para las fresas.

Fuente:

Produce Grower

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*