Mayor retorno en la inversión en la producción de arándanos utilizando riego por goteo

El manejo del Riego y en especial el control de la humedad del suelo o sustrato de manera efectiva en el cultivo de arándanos trae como resultado reducir costos de producción, mejor calidad y tamaño de fruta y la conservación de recursos limitados.

El estrés hídrico en momentos críticos en el desarrollo del cultivo de arándanos puede afectar drásticamente el rendimiento de la planta. Sin embargo, este estrés en las plantas no es siempre fácilmente visible. El manejo cuidadoso del riego es un factor clave para lograr buenos rendimientos y salud de las plantas a largo plazo, y sacar las producciones en las ventanas de comercialización deseadas.

Los productores que implementan sistemas de riego por goteo están experimentando un crecimiento más rápido, arándanos más grandes y más uniformes con mayores rendimientos. Todos estos factores equivalen a fruta de mayor calidad con más altos precios de venta.

El riego por goteo es la exacta aplicación de agua y nutrientes directamente a la zona de la raíz de la planta y es una respuesta simple de irrigar de manera eficiente y efectiva donde y cuando la planta lo necesita. El agua y nutrientes; no se desperdician en áreas sin crecimiento y la zona de la raíz de la planta puede mantener un nivel de humedad ideal en todo momento. El productor tiene un control preciso sobre el entorno de la zona de la raíz, con el beneficio adicional de poder agregar nutrientes de manera precisa en el momento adecuado para aumentar los rendimientos.

¿Cuáles son las ventajas del riego por goteo en arándanos?

  • Los sistemas de riego por goteo reducen el costo de energía ya que requieren una presión de operación mucho menor que los sistemas de riego por aspersión –aproximadamente de 12 psi. Esto reduce el gasto energético en ocasiones hasta 50%.
  • Las plantas de arándano tienen sistemas radiculares muy superficiales y son muy sensibles a las fluctuaciones del agua. El riego por goteo facilita el mantener un suelo húmedo, bien drenado y hacer los ajustes cuando sea necesario para mantener un pH ácido adecuado y así lograr su mejor crecimiento.
  • Las líneas de goteo suministran agua y nutrientes a la planta a un ritmo constante sin desperdicios y mantienen un alto nivel de eficiencia, por lo que los costos de los insumos se reducen. Esto da como resultado rendimientos más altos y un cultivo uniforme y de calidad en todo el campo.
  • Los productores de arándano pueden programar los ciclos de riego para que estén en sincronía con la tasa de infiltración del suelo o sustrato, y por consiguiente utilizan menos agua. Con un sistema de riego por goteo se puede obtener un nivel de eficiencia de hasta el 95%.
  • Los arándanos, como todas las plantas funcionan mejor con un método de riego que suministre el agua directamente en la zona de la raíz, justo donde la planta lo necesita y fuera de las hojas y la fruta.
  • El riego por goteo permite una optimización de los fertilizantes y disminuye al máximo el desperdicio ya que el fertilizante se inyecta directamente a las raíces de las plantas, y también se puede utilizar como conducto para la aplicación de ciertos fungicidas y estimuladores de crecimiento.

El riego adecuado es esencial para evitar problemas asociados con el estrés hídrico. Mientras que las plantas de arándanos requieren mucha agua, el exceso de agua y los suelos con drenaje ineficiente pueden conducir a enfermedades en la raíz.

En la producción de arándanos se recomienda usar goteros de presión compensada (PC) y en ocasiones es necesario usar goteros de presión compensada y antidrenantes (PCAD), para lograr un óptimo control de flujo constante y mitigar la variedad de presiones. De igual manera, es conveniente la instalación de sensores de humedad en la zona de la raíz (o un sensor en cada maceta) que le permitan al productor controlar la cantidad de agua suministrada a cada planta.

Aún y cuando ciertos sistemas de riego por aspersión pueden ser más fáciles de instalar y requieren de poca o ninguna filtración, el alto consumo de energía para su operación y su considerablemente menor eficiencia en el suministro de agua a cada planta, resultan ser mucho más costosos a largo plazo. Además, estos sistemas presentan riesgos potenciales de inocuidad alimentaria cuando se usan aguas superficiales para irrigar y ocasionalmente provocan problemas de pudrición de frutas y favorece el desarrollo de hongos por exceso de humedad.

Por el contrario, el riego por goteo aplica el agua y nutrientes directamente a las raíces y permite riegos más frecuentes y uniformes (pulsos), incrementando la eficiencia del uso del agua y potencialmente reduciendo el estrés hídrico de la planta.

Para más información:
Elizabeth.Soto@Rivulis.com

http://Rivulis.mx

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*