Mantenimiento del sistema radicular

A diferencia de los seres humanos o los animales, las plantas no tienen la capacidad de cambiar el sitio donde se desarrollan, por lo que están sujetas a una gran cantidad de variables ambientales que afectan de forma directa su crecimiento, tanto en la parte aérea como en las raíces. Una de las que más incide sobre las plantas cultivadas es el tipo de suelo, cuyas características físicas, químicas y biológicas han sido estudiadas por años, y del cual se sigue aprendiendo debido a la modificación que se tiene año con año por nuestro manejo. Por lo tanto, la nutrición, la sanidad, algunas características físicas y químicas dependiendo del manejo y cultivo anterior influirán de forma directa en el actual.

Muchos suelos agrícolas, ya sea por causas naturales (altas precipitaciones, exceso de elementos, etc.) o mal manejo agrícola (sobrefertilización, compactación, etc.) presentan degradación de suelo. Como resultado, sus características físicas, químicas y biológicas se ven modificadas al grado de existir una afectación sobre los cultivos y, desde luego, sobre la raíz, primer órgano de la planta en recibir el efecto de los factores que se han alejado de los rangos óptimos de desarrollo.  

Justo por eso, Grupo Empresarial ReteNum ha desarrollado una tecnología de formulación capaz de acondicionar el entorno en donde se desarrollan las raíces. La tecnología SmartSelect contrarresta el efecto de los principales factores adversos de suelo: salinidad, acidez y compactación, devolviendo a las raíces los niveles propicios para desarrollarse óptimamente. Amén de ello, un adecuado manejo de suelo es esencial para garantizar la estabilidad del cultivo a lo largo de todo su ciclo, debido a que el estado de las raíces ya formadas depende directamente de las condiciones químicas, físicas y biológicas presentes en ambiente donde se desarrollen. Por tal motivo, aun cuando una de las estrategias más utilizadas para incrementar la cantidad de raíz en las plantas es el uso de biorreguladores, es importante recordar que estos sólo se enfocan en la formación de un sistema radicular nuevo, pero no aseguran su mantenimiento.

He ahí la importancia de modificar la estrategia de cultivo, es decir: utilizar biorreguladores para generar raíces y adicionar el manejo con materiales o técnicas que permitan mantener las ya formadas, lejos de la presión ejercida por los factores no óptimos del suelo. Para tal propósito, en años recientes se han empleado diversos manejos para mantener las raíces de forma activa (creciendo y realizando sus funciones fisiológicas), como es el uso de bioestimulantes (extractos terrestres, extractos de algas, aminoácidos y ácidos orgánicos, entre otros), los cuales acondicionan la rizosfera y el suelo para que la raíz pueda realizar de forma adecuada sus funciones.

Un ejemplo de estos son los compuestos cofactores en los que se sustenta la tecnología SmartSelect,  que al ser adicionada a biorreguladores, bioestimulantes o fertilizantes aplicados a la planta vía suelo (drench, en banda o vía sistema de riego) ayudan a:

Los cofactores estimulan al sistema de raíces para liberar compuestos orgánicos y protones, lo que facilita la absorción de elementos que pudieran estar retenidos por las partículas del suelo u otros elementos.

  • Incrementar la absorción de agua y nutrientes

Los mismos cofactores, una vez adicionados en el entorno cercano a la raíz, auxilian en la liberación de elementos que la planta puede adsorber y activa las enzimas encargadas de la absorción de agua y nutrientes.

  • Estimular el crecimiento de nuevas raíces, aun bajo condiciones de suelo adversas

Independientemente de que la tecnología esté acompañando a un material biorregulador o bioestimulante con función de crecimiento de raíces, la tecnología en sí misma presenta actividad estimulante que incrementa la formación de nuevas raíces al activar enzimas y compuestos precursores de fitohormonas (tales como las auxinas). Éstas son las encargadas de la formación de nuevas raíces mientras se acondiciona el entorno, lo que les permite crecer de forma armónica posterior al estímulo en el medio acondicionado.

  • Incrementa la funcionalidad de los agroquímicos a los cuales se adicione

El sinergismo que presentan los cofactores de la tecnología con algunos compuestos biorreguladores o bioestimulantes es notable, pues hace más eficiente la actividad biológica de estos materiales. Esto se debe a que los cofactores funcionan como activadores de muchos compuestos que estimulan el crecimiento de las raíces o, en caso de ser un agroquímico agresivo, auxiliando en el amortiguamiento de su impacto sobre las raíces.

Por estas razones, una alternativa para dar mantenimiento a las raíces de forma paralela al ajuste de las condiciones físicas, químicas y biológicas es el uso de herramientas como la tecnología SmartSelect, que le permitan crecer y desarrollar sus funciones adecuadamente mientras el cultivo se encuentra activo en el terreno. Es importante recordar que estas aplicaciones se deben dar de forma constante en los casos que presenten afecciones significativas, ya sea por condiciones ambientales o  mal manejo.

¿Quieres conocer más sobre cómo nuestros productos te pueden ayudar con tus cultivos?

Comunícate con nosotros:
Agroenzymas.com

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*