Manipulación exitosa del crecimiento de la planta a través de biorreguladores

Agroenzymas®: Producir más con lo mismo o lo mismo con menos recursos, es un factor determinante para hacer de los sueños del sector agroalimentario una historia de éxito

La presencia y actividad de los compuestos hormonales tiene una función muy importante en el desarrollo de los cultivos. Son reguladores del crecimiento de las distintas partes de las plantas (raíces, tallo, hojas, frutos), pero también regulan otros procesos como la formación de flores, el amarre o pegado de frutos, envejecimiento y caída de órganos, entre muchos más. De esa manera, las hormonas vegetales funcionan como “switch” que prenden o apagan diferentes procesos fisiológicos, para lo cual deben de estar en el momento, proporción y sitio adecuado, a fin de lograr el desarrollo armónico y, por consiguiente, productivo de un cultivo.

Desde su fundación en 1990, Agroenzymas® se ha enfocado en desarrollar tecnología que al ser aplicada actúe de forma eficiente hacia la productividad de un cultivo. Aunado a esto, realizan una importante inversión para contar con la única planta de síntesis hormonal en América Latina, lo que les permite transmitir esta eficiencia hacia el beneficio del producto. Su rango actual de manipulación a través de su propia tecnología les permite lograr desde efectos específicos mediante biorreguladores, hasta promover impulsos generales  e inductores de tolerancia a estrés mediante mezclas o formulaciones “cóctel” en los procesos antes mencionados.

Al tanto de la importancia de estos compuestos en las plantas, al formular los compuestos e ingredientes, Agroenzymas® logra resolver dos de los inconvenientes comúnmente presentados en formulaciones de este tipo:

  • El tipo y / o cantidad necesaria de compuestos hormonales para que la formulación sea realmente efectiva.
  • El costo adecuado que permita ofrecer la rentabilidad requerida contra la inversión efectuada, gracias al empleo horizontal de dicha tecnología.

Actualmente Agroenzymas® ha logrado destacar como líder en diversos compuestos y segmentos del mercado latinoamericano. Esto se debe no solamente al alto contenido y reactividad de las formulaciones desarrolladas, sino también al acompañamiento y comprensión profunda de las condiciones productivas locales, así como a la focalización de su trabajo de desarrollo hacia la optimización de los parámetros de productividad que tiene cada producto agrícola.

Cinco reglas de Agroenzymas® para construir tu historia de éxito con base en la correcta biorregulación:

1 Tener claridad sobre el evento que se desea controlar

A través de la revisión bibliográfica y/o la observación directa del desarrollo de un cultivo, identificar los parámetros que nos indican cuándo inicia, está en su máxima expresión y/o en decadencia el evento que queremos modificar vía biorreguladores, lo cual se debe recordar para definir la mejor forma en la que se debe manipular un evento. Esta claridad nos permite aplicar las siguientes reglas y así conseguir el objetivo buscado.

2 Usar el compuesto adecuado para dicho evento

Más allá de sólo usar el compuesto más reactivo o efectivo, implica conocer las características de las herramientas disponibles para saber si vamos a realizar uno o más pulsos y qué tan amplio es nuestro rango de seguridad. Es importante hacer mención de que cada compuesto tiene una efectividad determinada según los diferentes eventos fisiológicos; de esa manera, así como una giberelina es protagónica en el alargamiento celular, en la división celular sólo tiene una función de apoyo. Esto quiere decir que podemos generar una mayor tasa de división celular vía giberelinas, pero tendría que ser a muy alta dosis, mientras que si utilizamos un compuesto basado en citocininas (protagónicas en la división celular) la dosificación necesaria será menor.

3 Usar la dosis adecuada

Dado que la curva de efectividad de cada compuesto se ve afectada por factores externos, en materia de biorregulación no necesariamente más es mejor. Si decidimos subdosificar por costo, naturalmente afectaremos de forma negativa el efecto generado por dicho compuesto.

4 Aplicar en el momento sensible del tejido

Como en cualquier curva de actividad metabólica o fisiológica, es más eficiente realizar las aplicaciones cuando la tasa de actividad está en franco crecimiento. Si se efectúa con demasiada anticipación al evento no habrá suficientes sitios de acción para que el compuesto funcione. En contraste, una aplicación tardía probablemente ocasionará que el compuesto adquiera otras funciones dentro de la planta, de acuerdo con la demanda que éste pueda tener en otro proceso fisiológico consecuente.

5 Aplicar de la forma adecuada

Conocer el compuesto que estemos utilizando en la biorregulación es de suma importancia, ya que podría ser fijo (no se transloca dentro de la planta) o sumamente móvil. Dichas características nos requieren afinar la recomendación de uso, aclarando si podemos o no utilizar las prácticas culturales de cierto cultivo en términos de aplicación foliar, microaspersión o riego.

Fuente: Agroenzymas
Más información: info@agroenzymas.com

2 Comments

  1. todo ba con las inverciones la agricultura esta pesada riesgosa y mucha invercion para ser felis economicamente porque cada dia somos mas

  2. Las hormonas de crecimiento son vitales en varias fases del desarrollo de la planta,asi por ejemplo en climas frios nos ayudan a exponenciar la produccion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*