COVID-19 podría impulsar mejoras en la cultura de Inocuidad Alimentaria

La pandemia de coronavirus ha creado la posibilidad de una lección inesperada para los líderes de la industria alimentaria. Según Lone Jespersen, consultor principal de Cultivate Food Safety, las empresas pueden usar esto como una oportunidad para avanzar en su cultura de inocuidad alimentaria más rápido que en cualquier otro momento.

“Nunca ha habido una comprensión tan clara en un amplio espectro sobre el riesgo, especialmente el riesgo en torno a algo que no podemos ver”, dice Jespersen. Las empresas en las que “el liderazgo ha decidido que COVID-19 es un riesgo real” han establecido un camino claro para enfrentarlo, involucrando a la gerencia media y supervisores para que se apropien del problema.

Como se vio en los brotes en la industria de la carne, cuando los líderes “asumen que los riesgos invisibles pueden ser manejados por un pequeño número de personas, las cosas pueden salir terriblemente mal”, dice Jespersen.

Más de 5,000 casos de COVID-19 en 20 estados en los Estados Unidos de América en abril han sido vinculados a plantas procesadoras de carne. De hecho, algunas compañías están siendo investigadas por presuntamente carecer de estrategias de mitigación que aseguren la salud y seguridad de los empleados. A principios de mayo, el 58% de los trabajadores en una planta empacadora de carne de los Estados Unidos habían dado positivo por el virus. Al mismo tiempo, el mayor brote de COVID-19 en Canadá fue en un procesador donde el 46% de los 2000 empleados dieron positivo. Los números de casos en las plantas de carne en ambos países están aumentando.

Algunas empresas están manejando bien la crisis, dice Paul Medeiros, Director de la Consultoría, Servicios de Auditoría Técnica y Minorista, de la sección Norteamérica en NSF International. Él dice que en estos negocios “los departamentos de gestión de riesgos o de garantía de calidad están trabajando de la mano con los recursos humanos”, así como los líderes de seguridad y salud ocupacional para proteger los productos y al personal.

Los profesionales de aseguramiento de la calidad en algunas operaciones también se han convertido en gerentes de crisis y están siendo “vistos como héroes”, dice Medeiros. Debido a la pandemia, estas personas pueden mantener o incluso aumentar su credibilidad porque tienen las habilidades para “guiar a las plantas a través de pasos para mitigar el riesgo [de enfermedades]”, que es similar al riesgo de Inocuidad alimentaria.

En otras operaciones, los profesionales de Inocuidad Alimentaria han tomado la delantera en la crisis. A Jespersen le encantaría ver un mayor nivel de colaboración entre los profesionales de la salud ocupacional y la inocuidad alimentaria a largo plazo. Esto se debe a que ambos tienen la mentalidad para gestionar los riesgos relacionados con los peligros y el comportamiento de los empleados de manera similar.

La situación de COVID-19 le ha dado a los altos líderes una buena razón para dirigir a los gerentes y supervisores de todos los departamentos a tomar medidas específicas para mitigar el riesgo de coronavirus. Por ejemplo, las conversaciones sobre la importancia de la higiene de manos que había sido un enfoque de inocuidad alimentaria ahora son relevantes para la salud general de los trabajadores. La aplicación de la higiene de manos “ahora se trata de salvar vidas de los empleados”, dice Jespersen.

Jespersen dice que las empresas que cuentan con culturas fuertes y positivas de inocuidad alimentaria que han decidido manejar el riesgo de COVID-19 también son las que “enviaron a las personas a sus hogares con cheques de pago … y realmente analizaron qué hacer para mantener a las personas seguras en el lugar de trabajo” antes de que nadie se los exigiera.

“El mayor esfuerzo para mitigar el riesgo relacionado con COVID-19 solo puede ser algo bueno para la Inocuidad alimentaria”, dice Medeiros. Pero advierte que las empresas que permanecen enfocadas en la producción tomarán atajos en la capacitación, el empleo de trabajadores temporales y el acceso a proveedores alternativos durante estos tiempos. “La cultura, de cualquier manera, está ayudando a avanzar o perjudicar” el enfoque en la inocuidad alimentaria.

Si la colaboración impulsada por la crisis termina cuando la situación se normalice, se perdería la oportunidad de avanzar en la cultura de inocuidad alimentaria, en el futuro, para crear un cambio real en la cultura de inocuidad alimentaria a partir de la mitigación de COVID, Jespersen dice que los líderes empresariales deberán garantizar que la inocuidad alimentaria sea una prioridad en el nivel estratégico de gestión de riesgos empresariales.

Antes del coronavirus, muchos directores ejecutivos y otros líderes de la c-suite no “entendían el impacto de un riesgo invisible”, dice Jespersen. A ella le gustaría ver a las empresas elevar la salud y la seguridad en el trabajo y la seguridad alimentaria a la sala de juntas donde los altos directivos evalúan los riesgos para sus negocios “de manera continua y proactiva”.

No muchas empresas incluyen la inocuidad de los alimentos en las discusiones sobre riesgos a nivel empresarial. Jespersen cree que si el liderazgo superior puede transferir los aprendizajes de COVID-19 al riesgo de inocuidad de los alimentos, podrían salir “con una cultura de inocuidad de los alimentos mejorada”.

Por Brita Ball- De Global Food Safety Resource

Acerca del autor:

Brita Ball, PhD, CTDP, ECPC, apoya a las empresas alimentarias que desean mejorar su cultura de inocuidad alimentaria, capacitación y resultados. Es especialista en capacitación y seguridad alimentaria, consultora principal y entrenadora en Brita Ball & Associates, y ex presidenta del grupo de desarrollo profesional de Educación en Seguridad Alimentaria de la Asociación Internacional para la Protección Alimentaria. Brita es colaboradora habitual y asesora de la industria de Global Food Safety Resource.

Fuente:
Eleven Rivers
elevenrivers.org

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*